domingo, 13 de julio de 2014

Una familia de mochuelos




La vieja ermita, en lo alto del otero, cobija a una familia de mochuelos bajo sus tejas. Dos ojos amarillos se dejan ver por un hueco del tejado, desvelando la localización de su hogar. Insectos y roedores, procedentes de los campos de cereal próximos, han permitido que, al menos, un nuevo par de vigilantes de la noche pueblen estos lugares.






















2 comentarios:

  1. Estas imágenes eran muy típicas en el medio rural de Madrid hace cuarenta años... En ninguna zona faltaba el simpático y elegante mochuelo. Ahora, las carreteras y las escopetas le han eliminado casi por completo.
    Enhorabuena por el reportaje, es muy interesante. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar