viernes, 9 de septiembre de 2011

El Pozo de los Humos

Las características geológicas de la provincia de Salamanca no son muy propicias para la formación de cascadas y saltos de agua. Aun así, podemos encontrar más de cuarenta de estas formaciones con diferentes tamaños y formas. La mayoría de ellas ya las recogí en una publicación de la Diputación de Salamanca, titulada “Cascadas y saltos de agua de la provincia de Salamanca.


Hay algunos de estos lugares que, cuando se descubren, se convierten en símbolos y lugares de peregrinación. Sin duda El Pozo de los Humos es uno de estos lugares. Desde hace unos 20 años la afluencia a este lugar ha hecho que pierda parte de su magia. La masificación y algún accidente han acabado con una regulación del acceso a este lugar.


Pero este lugar ya era conocido en el neolítico como lo demuestran unas pinturas rupestres de tipo esquemático que hay en una cueva próxima, la Palla Rubia. Antes de la masificación y de la construcción de los caminos para llegar en coche, en la zona anidaba la cigüeña negra, el águila perdicera y había una colonia de buitres leonados.


Desde los lugares desde donde nos permiten llegar ahora todavía podemos observar la fuerza constructora (o destructora) del agua. Si nuestra visita es en época de lluvias, podremos comprobar lo acertado de su nombre.


En Salamanca es tan conocida que hay algunos escritores que no se molestan, ni siquiera, en acercarse a verlo para describirlo en alguno de sus libros, lo que ocasiona que se repitan errores sin el menor pudor.

2 comentarios:

  1. Cierto que la masificación de visitas en los últimos años ensombrece, en parte, su belleza y condiciona el desarrollo natural de la flora y, por supuesto, la fauna, habiéndose perdido especies tan emblemáticas como las que has citado. Sin embargo, quién se resiste a gozar de una imagen como la de ese salto de agua?
    Un saludo de 'Ojolince y Sra.'

    ResponderEliminar
  2. La primera vez que baje con unas personas de Pereña e 1982, ni siquiera había camino, uno de ellos era el padre y el suegro de los otros dos, nos contó que echaban carnaza a los peces, "alguna cabra muerta" y que después echaban dinamita para recoger la supuesta pesca. Ya por entonces nos comento que murió una persona al resbalar justo enfrente de la cascada y que el otro pozo el que está más a la izquierda le llamaban el pozo de los bueyes por que se cayo un carro. Entonces apenas lo conocían poco más que los de la zona, entiendo que todo el mundo tiene derecho a ver maravillas como esta, lo que me parece un atentado al buen gusto visual es lo de poner la especie de pasarela, restringir las visitas entiendo que la masificación es mala siempre pero también la estupidez y de esa nos sobran muchos en este país especialmente en ciertos despachos, hace tiempo que podían a ver echo algo con la afluencia de gente y restringirla en época de celo por ejemplo, me contó uno del pueblo de Pereña que quisieron hacer unos chalets en el mismo pozo, y gracias a que no salio la cosa adelante pues donde hay dinero no existe más que sus condiciones aunque algunas veces podemos evitarlo, protegerlo con acciones como proclamarlo parque natura, nacional etc...
    Aunque de que sirve proteger para verlo solo en una postal lo que se necesita es más conciencia ecológica o tener un poco de racionalidad, que ya sabemos que el puto dinero nubla cualquier mente.
    Muy buena la entrada, buenas fotos.

    ResponderEliminar